Un CV Guaguas apoteósico hace vibrar al CID

CAMPUS